Kolitza

Kolitza

05-01-2022

12:19

Parece ser que algunos por los PPCC están empezando a coger el guante a Sortu con lo de tergiversar posiciones comunistas para enrocarse en lo mismo de siempre (quizá para evitar el avance del comunismo en ese territorio). El otro día problematicé por aquí el carácter público,

de control estatal que los partidos ejercen sobre la sanidad, como motivo principal de que actualmente se encuentre colapsada. Algunas catalanas salieron aquí a tapar el problema mediante sofismas 'científicos', rechazando el punto de vista comunista sobre la propiedad estatal,

según el cual debe ser atacado estratégicamente ese control estatal burgués, a la vez que se defiende una sanidad universal, gratuita y de calidad; cosa que no es de ninguna manera recíprocamente excluyente; sino que ambas cuestiones necesariamente van de la mano.

En mi hilo anterior, lo que yo hacía era señalar la posición cínica y estéril de quien se queja de las consecuencias de la sanidad en su forma 'publico-estatal', y sin embargo defiende la causa; el control estatal burgués sobre esos servicios, a la manera del socialismo utópico.

Desde el punto de vista táctico, desde el MS lo que hacemos es defender el horizonte de una sanidad, educación, vivienda, etc, universales, gratuitas y de calidad, a la vez que trabajamos por señalar la imposibilidad de completar ese horizonte a no ser que se edifiquen desde ya

instituciones de poder del proletariado, que son los Consejos Socialistas articulados en torno a un Partido Comunista, tanto dentro de esas estructuras de reproducción de la sociedad (sanidad, educación, etc); como a nivel territorial.

Es decir, sí defendemos en luchas concretas, como derechos proletarios, cuestiones de sanidad, vivienda o educación, pero siempre bajo el punto de vista político, de clase, sin tregua contra la propiedad estatal burguesa y burocrática sobre estos servicios.

¿Qué perspectiva tienen de los problemas en los servicios 'públicos' las organizaciones del paradigma de lo nacional-popular, como Sortu, Endavant, y las plataformas electorales donde en última instancia desembocan? La idea simple, pero falsa, de que la sanidad pública burguesa,

la educación pública, etc. hoy organizadas en torno al Estado y a partir de quien controla su financiación, se podrían convertir en el paraíso si es que llegaran a ser gestionadas institucionalmente por 'los buenos', que son ellos, y no por los perversos partidos de derechas.

Paralelamente al parlamentarismo viene el sindicalismo, la idea de que un sindicato, totalmente centrado en derechos laborales, totalmente ajeno a generalizar cuadros y grupos ESTRATÉGICAMENTE comprometidos dentro de la producción, tendrá capacidad de condicionar en algo esos

ámbitos de producción en algo que no sean los derechos laborales (al afiliado, en la medida en que entra en relación sindical, sólo lo movilizas, como mucho, para sus derechos privados como trabajador, y si acaso para votar; pero no para controlar efectivamente la producción.)

La edificación de ese modelo de organización ambigua, sindical, y electoralista, basada en la defensa de una de las partes del sistema capitalista, la estatal, no lleva absolutamente a ninguna parte, ni tiene nada que ver con el socialismo.

Pues: ¿Acaso no demuestran Sortu, Endavant, etc como organizaciones, que ellas mismas son parte del problema, al seguir alineando el descontento social con los resultados del capitalismo y su forma de organizar servicios, de nuevo en una potencial deriva del propio capitalismo?

Estas organizaciones están abarrotadas de autodenominados anticapitalistas, pero amigos: ¿Cuándo vais a dar el paso de convertiros ORGANIZATIVAMENTE en comunistas y abrazar decididamente la ruptura con la lógica institucional del Capital y su variante izquierdista?

Todo lo que sea politizar el núcleo del problema; la existencia de una publicidad-propiedad privada estatal (y de las oligarquías financieras que hoy financian a los estados), a los adscritos a lo nacional popular les suena a izquierdismo, imposibilidad, etc..

prefieren seguir creyendo/vendiendo a la gente el cántico de las soluciones simples a través de la lucha canalizada a los partidos institucionales y sus pugnas de poder estatal, e instalarse cómodamente en los consensos falsos de la socialdemocracia, ¡con voz 'crítica', eso sí!,

en lugar de defender la SOCIALIZACIÓN DE TODOS LOS SERVICIOS Y LA ABOLICIÓN DEL CONTROL BURGUÉS SOBRE LOS MISMOS, y construir la organización en esa dirección. Esa es la gran diferencia, donde entra también la lucha táctica concreta, pero con el enfoque estratégico adecuado.

Pues bien, ¿No es precisamente lo nacional-popular, con su discurso de lo público que niega de raíz la posibilidad de instituciones proletarias separadas del estado burocrático burgués, lo que ha conducido a un aparatoso bloqueo político al proletariado vasco, catalán, europeo,

incapaces de salir de los cuellos de botella del mecanicismo superficial burgués, que llama a la movilización sindical, al activismo abstracto, y que permanentemente desemboca en el voto y la creación de bolsas de asalariados políticos?

Lo que necesitamos, amigas proletarias catalanas, son partidos comunistas reconstituidos que analicen las cosas como son y defiendan siempre todos los servicios en conexión con la necesidad de construcción progresiva de un poder proletario independiente, de Estados Socialistas.

El proceso de edificación de ese poder no comienza reforzando modelos de organización populistas, nacionalistas y ambiguos con respecto a las grandes cuestiones estratégicas, sino constituyendo los cimientos organizativos de un nuevo sistema internacional de partidos comunistas.

Y es que el poder independiente del proletariado no llega mecánicamente al final (como dice vuestro chiste sobre el palacio de invierno) sino ideológicamente al principio cuando nos desembarazamos de todos los fantasmas del estado que llama a organizarse para reformarlo.

Un poder independiente que desde su propia forma inicial de movimiento tiene (y tuvo en el anterior ciclo de lucha revolucionaria) ya capacidad de condicionar la sanidad, la educación, la vivienda de facto, sion mediaciones, por su carácter independiente del estado, mucho más

que cualquier organización que no problematice directamente las instituciones de poder de la burguesía, su modelo de partido, y las leyes sociales que están a su base. ¿O vamos a seguir con el día de la marmota del reformismo estéril hasta el día del juicio final por la noche?



Follow us on Twitter

to be informed of the latest developments and updates!


You can easily use to @tivitikothread bot for create more readable thread!
Donate 💲

You can keep this app free of charge by supporting 😊

for server charges...