Marina Díaz

Marina Díaz

12-07-2022

06:54

Soy psicóloga desde hace 15 años y este es el hábito más importante que recomiendo a lectores y clientes. Es (en mi opinión) el nº1 a implementar. Hoy te explico paso a paso cómo diseñarlo y aplicarlo. Cuando lo practiques, todo lo demás será mucho más fácil. Abro hilo:

Si alguna vez has tratado de hacer un cambio en tu vida, sabrás cuál es el mayor problema. No tu disciplina. Ni tu fuerza de voluntad. Ni tus capacidades. El primer y mayor problema es ACORDARSE. Por ejemplo:

Te propones «enfadarte menos», o «esforzarte más por las cosas» o «aprender a decir que no». Pero luego estás en esa situación y te enfadas, o te puede la pereza, o dices que sí por compromiso... ... simplemente porque NO TE ACUERDAS. Este hábito resuelve ese problema.

Además: • Te ayuda a CONCRETAR tu cambio. • Te permite aprender de la experiencia e ITERAR (probar nuevas versiones y quedarte con la que mejor funcione). • Te enseña CONSTANCIA y CONSISTENCIA. Se trata del Hábito de Intención-Reflexión. Es muy simple:

Todos los días, crearás dos pequeños espacios: • Uno de INTENCIÓN en el que determinarás con claridad qué quieres hacer. • Otro de REFLEXIÓN, en el que observarás qué has hecho y corregirás el rumbo. Esto tiene el poder de cambiar tu vida. Vamos a probar con un ejemplo:

Imagina que decides empezar a priorizar tus necesidades. Dejar de decir que sí a todo, cuidar primero de ti, ponerte por delante. Suena bien, pero es muy poco concreto. Si lo dejaras así, te olvidarías... ... pero tienes el Hábito de Intención-Reflexión. Lo harías así:

En primer lugar, decide el medio. Los tres más comunes son: • Un diario, online o en papel. • Notas de voz. • Una conversación con alguien en el medio que sea. Elige el que más te llame. Para este ejemplo, usaremos el diario. A continuación:

Escoge los dos espacios. Lo más común es: • Uno por la mañana y uno por la noche. • Los dos por la mañana. • Los dos por la noche. Pero puede ser cuando quieras. ¡BONUS! Un buen truco para esto:

Engancha este hábito a otro que ya tengas o únelo a algo agradable. Por ejemplo: durante el café de la mañana, o tomándote una infusión por la noche antes de ir a dormir. Quizá te preguntes... «Marina, ¿y cómo me acuerdo del Hábito de Intención-Reflexión?». ¡Buena pregunta!

Mi sugerencia es que uses una alarma o recordatorio. Puedes usar: • La alarma normal del teléfono. En el iPhone tienes la opción de ponerle un nombre. • La aplicación de recordatorios. • Google Calendar o similar. Tienes cientos de opciones. No te atasques aquí. Seguimos:

Ya tenemos nuestros espacios y nuestro medio. Ahora hay que definir con claridad el cambio que queremos hacer. Necesitas DOS elementos: • Un disparador (¿qué tiene que pasar antes?). • Una acción muy clara (¿qué vas a hacer tú?). Veámoslo con nuestro ejemplo:

«Cuando alguien me pida un favor (disparador) reflexionaré sobre su impacto en mi vida antes de decir que sí (acción)». Escribe tu intención con claridad. No puede quedar ninguna duda de QUÉ vas a hacer o de CUÁNDO vas a hacerlo. Hasta ahí, la intención. A continuación...

Sigue con tu vida y trata de cumplir tu intención lo mejor que sepas. Cuando llegue el momento de reflexionar, pregúntate: • ¿Qué tal ha ido mi intención? • ¿Qué quiero cambiar mañana? Escribe (o habla) brevemente contestando estas preguntas. 2-5 minutos. Y después...

... reformula tu intención. Puede que te des cuenta de que cuando alguien te pide un favor, dices que sí automáticamente. Tu nueva intención: «Cuando alguien me pida un favor, le diré que necesito tiempo para pensar. Luego, reflexionaré sobre cómo impacta en mi vida». AVISO:

Los primeros días seguirás sin acordarte de tu intención. Pero (y aquí está la magia): Si continúas, tu cerebro empezará a identificar automáticamente todas las veces que quiere aplicarla. Sabrá inconscientemente que más tarde tiene «examen». La explicación de esto:

Se llama «efecto Tetris». Cuando juegas mucho rato al Tetris, «ves» figuras por todas partes. Mientras más tiempo dedicamos a algo, más influye en la forma en que vemos el mundo. El Hábito de Intención-Reflexión hará que más y más partes de tu cerebro se orienten a tu cambio.

Con el tiempo, puedes alargar tus reflexiones. Es divertido y te ayuda a progresar. También crearás nuevas intenciones a medida que consigas objetivos o identifiques necesidades. Lo importante es que cada día tengas una misión clara con su disparador y su acción. Por último:

Como siempre, lo más importante es la consistencia. Es mucho mejor dedicar dos minutos al hábito e ir aumentando a partir de ahí... ... que escribir la Biblia en verso un día y no tocarlo más. Antes de que te vayas, quiero ofrecerte mi ayuda con esto:

Dime qué quieres cambiar y yo te ayudo a formularlo en términos de disparador-acción. Simplemente, comenta en el hilo. ¡Ya está! Si te ha servido, sígueme y retuitea el primer tuit para que más gente pueda beneficiarse. ¡Gracias!

Si este hilo te ha aportado, en mi newsletter diaria comparto un montón de trucos similares. Lo hago con historias interesantes y a mis lectores les encanta. En esta página puedes ver las opiniones de mis lectores y decidir si te interesa:

ACTUALIZACIÓN: Me voy a dormir ahora, pero seguiré contestando mañana al ritmo que me sea posible. Muchas gracias a todos por contribuir y difundir este hilo.

ACTUALIZACIÓN 2: ¡El hilo se me ha ido un poco de las manos! Voy a tratar de contestaros a todos, pero igual tardo unos días. Mirad las respuestas que ya hay, que muchas preguntas están repetidas. Gracias por la paciencia y por difundir.


Follow us on Twitter

to be informed of the latest developments and updates!


You can easily use to @tivitikothread bot for create more readable thread!
Donate 💲

You can keep this app free of charge by supporting 😊

for server charges...