manuel hernández borbolla

manuel hernández borbolla

15-03-2022

17:31

La dictadura globalista El mundo actual no se puede explicar sin el ascenso de una élite de banqueros que controlan el sector financiero y que con el paso del tiempo, han constituido una superoligarquía global con una enorme influencia en la geopolítica: la hegemonía mundial.

Para entender este proceso, es necesario remontarse al siglo XVI, cuando Europa comenzó a construirse como hegemonía mundial con el inicio del colonialismo en el Caribe, junto con el crecimiento de comerciantes y banqueros que florecieron durante el Renacimiento.

De este modo, el auge de la élite globalista está íntimamente vinculada a un proceso histórico que se desarrolló a la par que el capitalismo, el colonialismo y la creación del Estado-nación. Esto explica el ascenso de la burguesía y su disputa de poder frente a la monarquía.

La acumulación de riqueza como consecuencia del comercio colonialista (inicio de la globalización) y el crecimiento de la banca, provocó que la burguesía usara ideas como la ciencia moderna y el liberalismo para cuestionar la legitimidad de la nobleza durante la Ilustración.

Esto derivó en lo que el historiador Eric Hobsbawm denominó como las "revoluciones burguesas" que iniciaron con la Revolución Francesa y la independencia de EE.UU., mismas que se extendieron por el mundo y cimentaron las bases de las 'democracias liberales' que prevalecen hoy.

En todo este proceso, el desarrollo de la banca fue fundamental. No es casualidad que los grandes bancos en occidente, se fundaran a finales del s.XVIII y comienzos del s.XIX, incluyendo el banco de la familia Rothschild que se extendió por toda Europa.

La familia Rothschild, de origen judío y asentada en Frankfurt, extendió su poderío bancario a ciudades como Viena, Londres, París y Nápoles, jugando un papel crucial al financiar a países involucrados en las guerras Napoleónicas. Las redes familiares fueron clave en esto. 👇

Si bien la casa Rothschild con sus distintas ramas, se convirtió en la principal dinastía de banqueros, cuyo poderío se extiende hasta hoy, no fue la única. En Occidente florecieron los Berenberg, Warburg, Wallenberg, Morgan, Lazard, Goldman, etcétera. 👇

Mención aparte merece la familia Rockefeller, de origen judío-alemán, que se convertiría en la principal familia de banqueros en EE.UU. y controlaría sectores cruciales de la economía como el petróleo, incluyendo el monopolio de la State Oil Company, cuyas ramas permanecen.

Estas grandes familias de banqueros fueron construyendo poco a poco el sistema financiero global, aprovechando la enorme influencia política que fueron ganando con el paso del tiempo, construyendo instituciones clave como los bancos centrales.

La influencia creciente de estas familias de banqueros, muchas de ellas de origen judío, hizo que destacados sociólogos alemanes como Max Weber o Werner Sombart, dedicaran varios estudios a tratar de entender el desarrollo de la banca en el norte de Europa.

El papel de los grandes banqueros en la Primera Guerra Mundial explica el sentimiento anti-judío en personajes como Adolf Hitler, quien responsabilizaba a las potencias financieras anglosajonas de frenar el crecimiento de Alemania, según Brendan Simms. 👇

La acumulación de riqueza y la influencia política se esta élite financiera, derivó en la creación de organizaciones como el Club Bilderberg, el Consejo de Relaciones Exteriores y la Comisión Trilateral (impulsadas por D. Rockefeller) para cohesionar a las élites financieristas.

La influencia política del Grupo Bilderberg es bastante grande, debido a que sus asistentes controlan muchas de las principales empresas del planeta y medios de comunicación en Occidente.

A partir de 2008, la acumulación de la élite financierista ha crecido de manera acelerada a través de fondos de inversión como BlackRock, Vanguard y State Street, que controlan a las empresas más grandes del planeta, incluyendo a los gigantes tecnológicos y fabricantes de armas.

El predominio de las grandes dinastías de banqueros como Rothschild y Rockefeller sigue vigente y juega un papel clave a la hora de entender cómo se articula la super élite financierista de la actualidad.

Otro aspecto crucial para entender la cohesión de esta superélite global, es la manera en que la propiedad de los grandes bancos y fondos de inversión se entreteje y concentra en un pequeño grupo de billonarios que comparten los mismos intereses. 👇

En su magnífico libro, 'Gigantes: la élite global de poder', el investigador Peter Phillips ha documentado la manera en que se entreteje la propiedad de bancos y fondos de inversión. Hecho crucial para entender cómo se cohesiona la super oligarquía financierista global.

Desde la teoría de redes, otras investigaciones como la de Sandra Navidi, han tratado de explicar el papel predominante que juegan actores como George Soros, Bill Gates y Larry Fink como operadores de los intereses de la superélite dentro de esta red de multimillonarios.

Este exorbitante y abusivo nivel de concentración de riqueza por parte de las élites ha provocado un aumento notable en la desigualdad social. Tan sólo 2,153 milmillonarios tenían la misma riqueza que 4,600 millones de personas, según Oxfam.

Sin embargo, la debacle del modelo neoliberal (colonialismo de mercado) impulsado por la super élite globalista ha entrado en crisis debido a factores como la migración y la precarización de las condiciones de trabajo de los sectores populares, lo cual ha generado descontento.

Esta situación, aunada al manejo de la pandemia, explica los bajos niveles de aprobación de los presidentes occidentales, ante una crisis de la democracia liberal (burguesa) que predomina en el mundo. Lo cual explica parte de las tensiones geopolíticas actuales.

El crecimiento económico de China y otras potencias emergentes que han decidido apostar por un modelo diferente a las democracias liberales, representa una amenaza para los intereses de la agenda globalista que impera en EE.UU. y Occidente: Eurasia Group.

De este modo, la crisis del neoliberalismo ha provocado un aumento de las tensiones militares entre potencias a partir de 2008, año en que China despegó económicamente al mismo tiempo que la OTAN invitaba a Ucrania y Georgia para contener a Rusia.

El crecimiento económico de China aunado al crecimiento de Rusia en el sector energético (incluyendo una mayor dependencia de Europa al gas y petróleo ruso), ha sido tomado por la hegemonía globalista como una amenaza a sus intereses.

Ante la falta de empuje económico de las potencias occidentales (luego de que la planta productiva de Europa y EE.UU. se trasladó a Asia para maximizar ganancias dentro de la lógica neoliberal) los globalistas recurren a su brazo armado, la OTAN, para contener a sus adversarios.

La decadencia estructural de la hegemonía occidental se da de manera paralela al crecimiento exponencial de la riqueza de la superélite globalista, predominantemente anglosajona, lo cual ha derivado en una creciente crisis de confianza en el modelo de las democracias liberales.

El modelo de la democracia liberal burguesa ha entrado en un proceso de crisis orgánica que se explica por el abuso creciente de una super élite financierista que durante siglos, lo cual se traduce en una crisis de la hegemonía globalista anglosajona.

Hay que tenerlo claro. La hegemonía en un mundo tan globalizado no puede entenderse en términos de Estado-nación. La hegemonía hoy, es detentada por una superoligarquía global que pretende imponer un totalitarismo de mercado mediante la propaganda 'liberal' y el uso de la fuerza.

Los intereses de la élite globalista son muy distintos a los del grueso de la población mundial, aún cuando los aparatos de control (gobierno, medios, escuelas, etcétera) han provocado que muchos ingenuos defiendan los intereses de los multimillonarios como si fueran propios. 😆

Para entender el mundo de hoy, es necesario comprender cómo se construyo la super élite financiera que impulsa una agenda de dominación global a través del manejo de la economía, el poderío bélico y el control de los medios de comunicación.

Hay claros indicios que el modelo capitalista, colonialista, financierista, eurocentrista que se construyó durante siglos, ha entrado en un evidente proceso de decadencia sistémica, consecuencia de abusos históricos que se han magnificado a niveles insostenibles.

La crisis de la hegemonía globalista y sus aparatos de dominación, son parte de un proceso histórico IRREVERSIBLE, que detonará una serie de acontecimientos difíciles en los años venideros. El derrumbe de un sistema y el nacimiento de otro nuevo, es siempre complicado, doloroso.

Y por eso mismo, hay que tratar de entender cómo fue que se construyó el mundo complejo y fascinante en que vivimos, para generar conciencia histórica y actuar en consecuencia. Lástima que la enajenación y el fanatismo ha cegado a muchos que se niegan a ver lo evidente. ::.

@ThreadReaderApp unroll



Follow us on Twitter

to be informed of the latest developments and updates!


You can easily use to @tivitikothread bot for create more readable thread!
Donate 💲

You can keep this app free of charge by supporting 😊

for server charges...